Pobres yo no veo …

A veces sentimos que sufrimos de mas, que sufrimos lo que no debemos ni entendemos, a veces vemos sufrir, a veces ni comprendemos que es sufrir o vivir, o sufrir viviendo o vivir de sufrimiento.

A veces se complica, a veces…

Dicen que la tormenta es tragedia, que los vientos todo llevan, dicen que la tierra de desploma, que los cielos se nos ocultan y la vida parece que no gusta. Dicen que el arcoiris se quedo sin color, que el contraste ya no da para mas blanco ni para mas negro, que la mezcolanza de sucesos cuesta, que nos perdemos en el tranvia sin freno y que no hay camino mas por recorrer porque las huellas se nos borraron y el pensamiento mismo se esfumo, dicen.

Dicen que a veces es mejor caer desde alto y quedarse ahi derrotado, contemplando los hubiera, lo que talvez o quizas sucedio o no paso, o no quiso pasar o no pudimos hacer o tantas cosas que hay.
Pero hoy mientras la lluvia mojaba todo, y el piano se oia de fondo decidi crecer, nacer, reinventarme y vivir, decidi levantarme, volver a ser, darme una oportunidad.

Fuerza dicen muchos, pero ahora hablare con el corazon:

El Salvador es la tierra que me vio nacer, no la conozco toda, ni la mitad siquiera, pero llueve y hay gente alla fuera, hemos vivido dos terremotos, el mitch, el niño y otras tragedias mas que no entiendo.

Y me duele, mi corazon llora porque hay gente alla afuera…que no tiene que comer, hay gente alla afuera que no sabe que hacer, hay gente que sufre, gente que llora, gente que necesita.
Somos un pueblo pequeño, golpeado no solo por desastres sino por la inconsciencia de nosotros mismos en ocasiones. Nos han golpeado; sí, heridas nos han pegado fuerte, a veces nosotros mismos recalco nos hemos dañado.

Pero hoy no es un dia para criticar, para señalar ni para decir que estuvo mal o que cambiar, ahorita no podemos venir y crear un show donde no lo debe haber.
Yo solo digo, porque mientras te escribo y oigo una lluvia y un piano, afuera hay muchos que no oyen porque sus oidos demasiados dañados viven ya.

Soy sincero, me duele, hasta el alma misma ver como uno que es mi hermano esta ahi, padeciendo, impotencia; tristeza, dolor; que mas hacer, que hago, que hacemos.
Pero fuerza, fuerza carajo que mi pais de pequeño no tiene nada, porque aqui viven grandes, si gigantes de corazon, que con orgullo en el pecho a veces cantan a la patria, a veces sueñan con la patria y ahora ayudan a la patria.

Me dijo mi sobrina hoy “eso es para los pobres” y con amor me toco regañarla y corregirla, y le dije: aqui, en este pais no hay pobres, no puedo mentir sobre la condicion economica que vivimos muchos a veces, pero en espiritu, no señor, ese no se toca; yo no me siento pobre, no veo pobre a aquellos que estan rescatando, a aquellos que estan ayudando, ni a aquellos que les llamamos damnificados, no señor yo no quiero pobres y mis ojos se rehusan a verlo asi, llamenme tonto y optimista.

Diganme iluso y falto de realidad, pero yo no quiero ver pobres, y repito no hablo de dinero, hablo de la calidad humana, que fuerza carajo de ver a otros ahi aguantando, de ver como se ayudan, como colaboran como nos movemos, que bonito ser salvadoreño; si volviera a nacer con opcion de elegir a donde ir….sabiendo lo que espera en porvenir, con sufrimiento y demas, yo no te cambio, no cambio mi pais.

Fuerza carajo, que pobres yo no veo….

Sergio Molina, Salvadoreño.

Anuncios