El poder de la actitud correcta

Recién termine de leer mi primer libro en el año, confieso que no fue mi elección hacerlo pero ciertamente que haya pasado no fue un suceso al azar, lo que leí y aprendí me ha inspirado a escribir hoy.

Hace doce días que inicie labores en una nueva empresa, aquí se tiene la buena costumbre de leer un libro corto cada semana y compartir impresiones cada lunes; el libro asignado esta semana es “El ABC de la Actitud” de John C. Maxwell; como su título dice nos habla de los principios básicos para mantener una actitud positiva, sus orígenes, influencia, formación y constancia durante la vida y su recompensa en el futuro: a saber el éxito y convertirse finalmente en un líder.

No pretendo hacer un prologo, o un resumen del mismo; pero algunas frases que leí me impactaron que deseo compartirlas con ustedes.

“La actitud correcta al principio nos asegura el éxito al final” interesante frase que nos advierte que la actitud es vital para tener éxito, pero esta condición es necesaria desde el inicio y vale aclarar que no hablamos de cualquier actitud, sino aquella que es la indicada en pro de lo que buscamos.

Me gusta como el autor dice que muchas veces vemos retos futuros como el ocaso de la vida y no como el amanecer de una oportunidad nueva y brillante; ciertamente se refiere a la frase anterior la actitud correcta para el éxito tiene que ver con nuevos amaneceres en nuestra vida, como decía mi amigo Jose Santos.

Si nos fijamos a nuestro alrededor vivimos momentos de crisis, pero algo importante es que es nuestro pensamiento y no nuestra circunstancia lo que determina nuestra felicidad; las piscuchas en el cielo no se elevan a favor del viento sino en contra, y en esos momento de crisis es donde los lideres surgen.

Se dice que cuando Dios desea educarnos nos manda a la escuela de las necesidades y al final ninguna decisión determinara más el éxito de nuestro cambio de actitud que desearlo.

En lo personal soy del tipo de persona perfeccionista pero estos últimos días he aprendido que necesito un cambio de actitud y al leer este libro he aprendido una frase tan cierta que me ha inspirado a ser otro: “Dios usa personas que fallan, porque no hay otra clase de persona alrededor” que motivadora esa cita, en realidad nadie nace aprendido ni hay perfectos, sino gente que desea superarse y la comprensión de esa realidad es en verdad un cambio de actitud hacia el éxito.

La actitud ciertamente es la forma en que percibimos las cosas que nos suceden, las cosas que nos  rodean, el entorno en que vivimos; nuestra actitud puede ser nuestra aliada o nuestra mayor enemiga; sus raíces son internas pero sus frutos están al alcance de todos, la actitud es una mirada basada en experiencias.

Cuando todo nos falla, el solo deseo de salir adelante puede ayudarnos a dirigirnos por la dirección correcta; para tener una buena actitud debemos poner mucho de nosotros mismos pero debemos dejar aun mas a un lado.

La actitud es un hábito, un hábito de pensamiento; al final a los demás no les importa mucho cuanto sabemos hasta que averiguan cuanto nos importan.

La actitud es nuestra carta de presentación.

El éxito no se trata de ser reconocido, ni de riquezas o posiciones; no se trata de triunfos temporales, no hablamos solo de alcanzar metas sino de un viaje en el cual siempre estamos en mejora constante, dispuestos a ayudar, sabiendo quienes somos y desarrollando el potencial que tenemos.

La actitud correcta es enemiga de la autocomplacencia, regularmente mientras tengamos opciones aceptables, no cambiaremos; eso porque la mayoría esta cómoda con problemas antiguos que con soluciones nuevas.

Digamos NO a la autocomplacencia, la actitud correcta y constante nos llevara al éxito eventualmente y nos convertirá en lideres.

El sacrificio es una constante en el liderazgo: en cualquier momento en que sepamos que el paso a tomar es el correcto no dudemos en hacer el sacrificio; pero recordemos un líder no es aquel que manda y dicta; sino aquel que trabaja a la par de los que dirige, aquel que los conoce por su nombre y los llama por el mismo, aquel que motiva y ayuda a explotar el potencial de quienes tiene a su cargo.

Cuando nos convertimos en líderes perdemos el derecho a pensar solo en nosotros.

Estamos bien encaminados hacia el éxito cuando conocemos nuestro propósito en esta vida y nos esforzamos por crecer para alcanzar nuestro máximo potencial, pero la parte esencial de este viaje es sembrar semillas que beneficien a otros.

Se ha dicho que sobrevivimos  de lo que ganamos, pero es necesario entender que vivimos por lo que damos.

Este viaje será más fácil si caminamos al lado de la actitud correcta, la actitud hacia el éxito, la de un líder, y los líderes tienen que renunciar para subir.

Hoy aprendí que debo ver amaneceres en cada situación de la vida y afrontarlos con la actitud correcta… ese es mi deseo y ciertamente nada es más fuerte que el mismo.

Mi actitud, la actitud correcta… es la única que me garantiza ser un líder.

Anuncios