La felicidad en las cosas pequeñas

Todos en la vida nos enfrentamos a decisiones: sencillas, dolorosas, morales o trascendentales. Muchas de las decisiones diarias tienen que ver con asuntos triviales, pero ciertamente nos definimos con las elecciones que tomamos, en realidad somos la suma total de nuestras decisiones.

Algunas veces no podemos elegir, y otros lo han hecho por nosotros antes; no podemos cambiar eso aunque sean cosas que suceden  de imprevisto, y a veces injustamente.

Algunos piensan que la felicidad no fue incluida en este plan de la creación, en nuestro proyecto de vida, y que nuestra mera capacidad de amar y desear es lo que le da sentido a este universo, pero no es así.

He llegado a descubrir que puede haber un mundo mejor para mi, que ante la indiferencia de otros, yo puedo hacer que un universo indiferente pueda ser especialmente hermoso en mi vida y pueda hacer maravillosamente diferente la tuya; es esa habilidad de seguir intentándolo, de no darse por vencido; de saber que hoy, justamente hoy, es un día para ser mejor.

La habilidad para apreciar los milagros que me rodean, para cultivar la esperanza en lo que me espera, para hallar consuelo ante los problemas. Y esa habilidad me hace ver diferente las cosas, cosas que para otros simplemente no son.

Atesoremos la habilidad de hallar la felicidad, sí: en las cosas pequeñas.

 

Sergio Molina

Anuncios