El firmamento y la moral

“Zwei Dinge erfüllen das Gemüt mit immer neuer und erhöhte Ehrfurcht und frage mich, so viel wie kontinuierlich zu reflektieren: der Sternenhimmel über mir und das moralische Gesetz in mir”

Esta mañana leía un poco de la biografía de Immanuel Kant, nacido el 22 de abril de 1724, vivío 79 años cuando murio el 12 de febrero de 1804. Filósofo Prusiano, nacido y muerto en Königsberg. Su nombre de pila era Emanuel, al aprender hebreo decidió cambiarse el mismo.

No puedo decirles exactamente porque leía sobre él, pero normalmente me gusta leer mucho de diversos temas, Kant fue el primer y más importante representante de la doctrina del criticismo y precursor del idealismo alemán.

Aprendí que Kant fue uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía general.

No les voy a contar más sobre Kant, porque se me haría largo el post, pero me llamo la atención las palabras inscritas en una placa cerca de su tumba; las palabras tomadas estan escritas en alemán y ruso tomadas de la conclusión de “La Crítica de la Razón Práctica de Kant”. La inscripción reza así:

“Dos cosas me llenan la mente con un siempre renovado y acrecentado asombro y admiración por mucho que continuamente reflexione sobre ellas: el firmamento estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí”

No intento estudiar filosofía, ni valorar el trabajo de Kant, porque con creces sé que ha sido influyente, sus creencias y perspectiva del universo y de la vida me son irrelevantes en este momento; pero la inscripción cerca de su tumba la comparto totalmente.

“Que grande es el firmamento: inexplicable y totalmente asombroso. Que preciosa la oportunidad que me dio el Creador de tener identidad y poder conservarla como propia”.

Sergio Molina

Anuncios