De cuando decidí que no soy un músico frustrado

the_piano_guys_by_ghgdesign-d538wtx__2_-9206

He escuchado mucho acerca de ser un músico frustrado, en realidad creo que no existe tal cosa porque la frustración es inherente a la persona que decide serlo, a la que abandona el sueño y ante los retos claudica; no a la profesión u oficio que desempeñe.

A muchos les parece que ser músico no es tan profesional, en mi caso particular pienso lo contrario; cierto es que no se tiene todo el apoyo o los recursos que uno quisiera <<y eso lo hace fácil de abandonar para dedicarse a otras actividades>> pero no por ello ser músico es ser menos profesional.

Hay músicos que se dedican a eso: de eso viven y comen; hay otros músicos que la música no les da para comer pero creo que la música dará para vivir.

Desde pequeño he cerrado mis ojos en algunos momentos y sueño con dirigir una gran orquesta o un coro, tener una presentación excepcional y oír aplausos del público, no para mí; sino sin duda para la música. Es un sueño, y he decidido no abandonarlo, ir por él y conquistarlo. Yo no soy un músico frustrado.

Toco el piano, no de forma “profesional” o como quisiera exactamente, pero cuando mis dedos rozan las teclas blancas y negras a mi vida le parece llenarse de color.

Pienso que la música no nos puede frustrar en ninguna manera. En lo personal a veces se me hace el mundo muy sabiondo, con tantas cosas por aprender que pocos se detienen a sentir. A veces los esquemas están hechos de forma tan pesada para muchos que el camino parece irrefutable. Saber o sentir, o sentir y saber; verbos de acción. Uno de conocimiento otro de percepción.

Pienso que tocar un instrumento y hacerlo sonar es emprender un camino de regreso a donde nunca deberíamos haber partido, ¿me hace músico eso? Sin duda alguna.

Richard Wagner dijo: “La música, lo eterno y lo ideal. No se refiere a la pasión, al amor, o desesperación por tal o cual individuo, sino a la pasión, al amor y a la desesperación en sí. “

De la música solo he recibido cosas buenas. Tengo un sueño y la música es parte de ello; pero ciertamente tengo que admitir… que yo no he nacido para la música, es la música la que me ha hecho nacer.

Sergio Molina

 

Anuncios